Depilación definitiva

Depilación definitiva

Cuantas veces nos han preguntado…qué es mejor el láser o la fotodepilación? y la respuesta podría ser bien corta, cuando la raíz del pelo queda quemada…qué más da con qué se haya quemado?

Pero ésta respuesta no nos deja las dudas resueltas… bien,  la luz del láser es unidireccional, de un solo color (es como ésos punteros de feria) apuntas y la luz no se dispersa, y sólo identifica un color de pelo, claro está cuanto más oscuro (y no digo más negro, porque lo que se dice negro en nuestra raza no abunda), pues mejor, y si la piel es muy blanquita pues mejor, así das potencia no quemas y eres efectivo.

Pero qué pasa con la fotodepilación…pues la luz que proyecta es multicolor, multidireccional (como cuando apuntas con una linterna a una pared, la luz se dispersa), y por consecuencia abarca más colores de pelo, desde castaño a más oscuro, en todas sus gamas, lógicamente el pelo muy rubio o cano, no lo va a quemar ni el láser ni la fotodepilación. Asi que, respecto a la fotodepilación nos encontramos con una tecnología más versátil y podemos llegar a más tonalidades de pelo, pero eso sí, la piel igualmente tiene que ser clarita para que haya un buen contraste y poder ser efectivo.

Hay otro punto importante para ser efectivo, no es cosa del aparato ser efectivo o no, y es que, es muy importante hacer la sesión en la fase de crecimiento del vello, hacer un buen rasurado, hacer un buen seguimiento del tratamiento y darle a cada zona sus tiempos, y por supuesto no hacer nunca una sesión con la melanina activa, es decir, estando la piel bronceada, ya que la potencia que se va a aplicar en ése momento no va a ser la necesaria y el vello se va a debilitar pero no se va a quemar y ésto no interesa, por qué?

Porque las mejores condiciones que se pueden dar para que una sesión sea efectiva y se necesiten muy pocas son:

  • El vello cuanto más grosor,  mejor
  • El vello cuanto más color,  mejor
  • la piel cuanto más clarita o mayor sea el contraste de color con el vello, mejor
  • Un minucioso rasurado en el momento de la sesión.
  • Un buen diagnóstico y ajuste de parámetros.

Un apunte respecto al bronceado, hay personas que en noviembre todavía están bronceadas, no queda otra, hay que esperar más!!!

Pero, si no es tu caso, empieza tus sesiones cuanto antes, (septiembre-octubre),  seguro que para el verano siguiente te has liberado de estar pendiente de tu vello!!!

 

No Comments

Post A Comment